Sueños rodantes

Uno de los mayores placeres de la vida es viajar. Disfrutar del camino sin importar el destino: descubrir mundo, vivir experiencias fuera de la zona de confort, conocer gente, madurar, descubrir otras perspectivas. Pero, ¿por qué no hacerlo en coche? Hay grandes aventuras que vivir sobre ruedas.

Hace tiempo leí la historia de la familia Zapp. Se trata de una pareja argentina, que, a bordo de su Graham Paige de 1928 y en compañía de sus cuatro hijos, viajan por todo el mundo, a no más de 70 kilómetros por hora… desde hace 17 años. Su historia está documentada en el libro “Atrapa tu sueño”.

Los Zapp superan la ficción y desafían normas no escritas como la que dice que la plenitud se basa en tener una casa, un coche y un trabajo indefinido. O como esa otra que apunta que tener hijos significa dejar de hacer las cosas que más le gustan a uno, como viajar. Ellos prefieren pensar que aunque te cambian la vida, lo hacen para sumar y no restar. Simplemente, vencieron sus miedos y se lanzaron a la carretera alejándose poco a poco de lo establecido y dejando atrás su casa y su empresa.

Su historia me hizo pensar: ¿en realidad estamos hechos para mantener la misma rutina durante toda la vida? ¿Tenemos que pasar más tiempo haciendo lo que nos mandan que lo que en realidad queremos hacer? ¿Estamos viviendo la mejor versión de nuestra vida o ni siquiera nos hemos parado a planteárnosla?

Solo se vive una vez. “No te cargues. Llénate de cosas, de esas cosas valiosas que son aquellas que entran dentro de ti. Sé responsable, porque la responsabilidad más grande que tenés es la de ser feliz", decía Herman Zapp en una de las entrevistas más reveladoras que he leído jamás. Junto a la que fue su novia de la infancia, Cande, un día decidió perseguir el sueño de realizar un gran viaje en coche, marcando su propio ritmo. Cada uno de sus hijos nació en un lugar del mundo diferente.

Casi 60 países recorridos desde un 25 de enero del año 2000, en una ruta que comenzó de Argentina a Alaska y siguió por Europa, África, Oceanía y Asia. Y no demos lugar a equívoco: el dinero no les sobra, precisamente. La gente que han ido encontrando por el camino, ha hecho posible que su aventura continúe. Según Herman, "Pobre es aquel que solo ve que con dinero se logran los sueños. Uno tiene más de lo que necesita si va con fe y con ganas".

Además de pasar muchas noches en casas de familias que se ofrecieron a ello, también han recibido ayuda para ir reparando el coche, para atender en el médico a los niños... son muchos los que con su granito de arena han apoyado a esta familia para que siguiera adelante con su sueño durante todo este tiempo.

A finales de este año, los Zapp podrían poner fin a su periplo y volver a Argentina, aunque con ellos nunca se sabe. No planean las etapas de su viaje. Simplemente piensan dónde quieren ir y se ponen en camino. Como decía Henri Miller, “Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”.

Sigamos el ejemplo de los Zapp y salgamos en busca de nuestro destino. ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar con tu coche?

Spain Classic Raid

Primera y única prueba de regularidad sobre tierra con vehículos clásicos de España que ya va por su cuarta edición. Dos veces al año, los participantes recorrerán 2.300 km. en un coche con más de 25 años para cruzar España de punta a punta, toda una aventura.

La Escudería Etcétera, es la encargada de que esta aventura salga a la perfección. El Spain Classic Raid es una prueba de regularidad histórica que aúna aventura, turismo y compañerismo entre participantes. Cruzar el país atravesando  los desiertos de Monegros y Almería, la estepa castellana y la costa tropical granadina en coches propios de otros tiempos, sin duda es una experiencia al alcance de todos los bolsillos que obligadamente, se ha de hacer una vez en la vida. Y si no, es que realmente no te gusta conducir.

Panda Raid

El Panda Raid es rally amateur de larga distancia y resistencia que se celebra anualmente en marzo. Más de un centenar de equipos se reúnen año tras año para desafiar la suprema ley del sentido común y lanzarse a una aventura old school a bordo de un mítico Panda o un  Marbella.

El Raid recorre Marruecos a través de siete etapas, que en algunos casos ponen a prueba las capacidades físicas y mentales de los equipos para los que la velocidad no cuenta. Sin tener acceso a Internet ni GPS, se guían con la única ayuda de los mapas y de una brújula. Obligado aprendizaje en mecánica y de camaradería, todos dejarán atrás, al menos por unos días, el bullicio de la civilización y la dependencia de la tecnología. Lo importante no es el tiempo: superar Panda Raid implica ante todo llegar a la meta.

Desierto de los Niños

En 2004, la revista Autoverde 4x4 organiza en Semana Santa un viaje a Marruecos para sus lectores. A este viaje acuden 16 vehículos todoterreno. En uno de ellos, viajan dos pequeños de 7 y 9 años, Macarena y Carlos. Disfrutaron del viaje como los que más y acabaron por inspirar al organizador de la travesía y director de la revista, Ignacio Salvador, que decide que el próximo año el viaje se diseñará para que lo puedan disfrutar niños y mayores.

La edición de 2005 estará diseñada para esas familias que no se atreven a viajar a Marruecos porque tienen niños pequeños y se llamará “El Desierto de los Niños”. Tanto Hyundai como Coca-Cola España creyeron desde el primer momento en el proyecto, dando su apoyo incondicional. Ya en la 1ª expedición se unió a los participantes un camión 4x4 cargado con 2.000 mochilas con material escolar (bolígrafos, cuadernos, pinturas de colores...), pizarras, borradores, tizas, balones, tazones y un largo etcétera gracias a los patrocinadores. Desde entonces, en el Desierto de los niños han sido fieles, año a año, a la cita.

Rally de las Gacelas

El origen del Rally de las Gacelas se remonta a 1990, cuando una caravana de nueve equipos de mujeres se dispuso a cruzar el desierto a bordo de vehículos todoterreno. Para orientarse a través de estos parajes inhóspitos, las mujeres contaban con viejos mapas, un compás y una brújula. Unas "armas" muy básicas pero no por ello menos infalibles, con las que estas arriesgadas gacelas se abrieron paso a través de las dunas.

Hoy en día este Rally sigue siendo único en el mundo. El escenario: kilómetros y kilómetros de desierto al sur de Marruecos. La finalidad: hacerse con la victoria. Las intrépidas participantes de este Rally, no ven en las dunas ni en los contratiempos propios del desierto un obstáculo infranqueable, sino un reto más a superar. Traspasada una duna con más o menos suerte, sólo hay que pensar en cómo cruzar la siguiente sin tiempo que perder. Después de horas de expectación y de dudas, llega la confirmación de que se ha tomado el buen camino: la bandera roja en el horizonte, uno de los puntos de encuentro de los muchos que jalonan cada una de las etapas del raid.

Rally de Mongolia

El Mongol Rally o Rally de Mongolia es con sus más de 15.000 Km de recorrido, el rally terrestre más largo del mundo (y el más estrambótico). La ruta no está prefijada y no hay ningún tipo de apoyo por parte de la organización durante la carrera.

Camionetas, beetles e incluso camiones de bomberos y ambulancias han pasado por el Mongol Rally, no sin sufrir penurias de todo tipo. Imprescindible todo tipo de herramientas... latas de comida y cómo no, bidones de gasolina. Ah! El asfalto es utopía.

Este curioso “rally” dio comienzo en 2004 con la participación de tan solo seis equipos de los cuales cuatro consiguieron llegar a Ulán Bator. Actualmente son más de 500 los inscritos. ¿Las normas?  Se trata de coger el coche más viejo posible y que esté en peores condiciones y atravesar entre 15 y 20 países con éxito, según el recorrido que escojas, hasta llegar a la meta: el país de Gengis Khan. Se trata de una proeza deportiva o quizá una locura demasiado arriesgada, pero también es un reto solidario, ya que todos los equipos están obligados a realizar un donativo mínimo de 1.500 euros a dos organizaciones sin ánimo de lucro. 

¿Quieres saber más? Este reportaje y mucho más en nuestro Nº75. Descárgate gratis Motorlife en pdf para leerla donde y cuando quieras, o accede a Motorlife Magazine online. Si tienes un iPad, descárgate Motorlife para iPad, y Motorlife para Android para dispositivos Android.

 

Deja tus comentarios