Comparativa Fiat 124 Spider - Mazda MX-5

Comparten algo más que base técnica, pero tienen importantes diferencias más allá del diseño que marcan su verdadero carácter, como el motor–turbo frente atmosférico– o los reglajes del chasis. ¿Cuál es mejor? Depende lo que busques….

Son fruto de un proyecto conjunto. Ya sabes, sinergia le llaman. Ahorro de costes te sonará más. El caso es que estamos ante dos coches teóricamente muy diferentes –Japón vs Italia, eso ya lo dice todo–, pero fieles al concepto original del primer Mazda MX-5 y también del Fiat 124 Spider original: un roadster, que por definición debe ser un coche pequeño, ligero y deportivo . Salen de la misma línea de montaje en Hiroshima, y a partir de aquí… ¿eres capaz de encontrar las diferencias? Te contamos las principales.

  • Diseño y tamaño: son evidentes. El MX-5 ha evolucionado generación tras generación hacia un diseño más futurista, mientras que el 124 Spider se inspira en elementos del pasado presentes en el modelo original. Con la misma distancia entre ejes, el 124 Spider es unos 14 centímetros más largo. También algo más pesado (alrededor de 45 kg).
  • Motor: Bajo el capó encontramos una de las diferencias que marcará el carácter de cada coche: un 2.0 atmosférico de 160 CV en el Mazda, frente a un 1.4 Turbo que proviene del 500 Abarth en el 124 Spider. Dependiendo lo que busques, cómo entrega la potencia cada uno de ellos y el tacto del cambio puede ser un argumento que incline la balanza hacia uno u otro lado por encima de cualquier otro aspecto.
  • Comportamiento: Más adelante entraremos al detalle, pero el Mazda es más ligero, con un motor más puntiagudo y tiene un chasis con una configuración más ágil, necesita más concentración. Con suspensiones algo más suaves y un motor que sale con fuerza desde bajas vueltas, el 124 Spider resulta más cómodo y refinado.
  • Habitáculo: Esto parecería más el juego de “busca las diferencias”. Salpicadero, mandos, asientos… casi todo es idéntico, salvo el logo en el volante y la grafía de la instrumentación, paneles de puertas y algunos materiales.

124 Spider

“El estilo del 124 Spider es más elegante y sensual. Ya era hora de volver a tener una “barchetta” italiana en el mercado. Me lo imagino bajando de los Alpes hacia Milán, la Toscana, Roma…”. Gerardo Jiménez

El diseño les diferencia mucho a ambos y Fiat ha apostado por un toque retromoderno que agrada rápidamente. Su morro es más prominente y la trasera le da más anchura, así que a veces parece más coche. Pero no sólo cambia el diseño, también es diferente el tacto del motor turbo de Fiat y la puesta a punto del chasis. Cuando unimos todo, vemos que Fiat ha creado un roadster más fácil de poseer y usar todos los días. Es un descapotable para un público más grande que el Mazda, con un comportamiento más fácil y ligeramente más confortable. Tiene un motor fácilmente aprovechable para la conducción diaria y por personas que no buscan un deportivo de raza, sino un coche divertido y rápido para el día a día. La gran mayoría de la gente pensará que el 124 Spider de 140 CV es más rápido que el MX-5 de 160 CV, porque corre mucho sin necesidad de subir las revoluciones. Además, cuenta con algún litro más en su maletero.

Tampoco hay que pensar que el 124 Spider es relajado o suave, conduciéndolo rápido sigue siendo súper ágil y divertido, aunque el MX-5 es más directo, sobre todo con la suspensión Bilstein opcional que llevaba nuestra unidad. De todas formas, si quieres carácter racing, Abarth te ofrece el 124 Spider bien preparado para ello, con motor turbo de 170 CV y un montón de accesorios deportivos para montarle.

El principal problema del 124 Spider es que Fiat lleva mucho tiempo sin tener un roadster en su gama y la gente no relaciona la marca con este tipo de coche. Si quieres un deportivo descapotable pequeño no piensas en Fiat. Pero quien se atreva tendrá un coche muy divertido, llamativo, utilizable, poco complicado y exclusivo porque se venden muy pocos.

Mazda MX-5

“Los coches que se me ocurren que pueden igualar al Mazda MX-5 en cuanto a disfrute al volante en carreteras viradas cuestan el doble o más que el pequeño roadster japonés”. Antonio Roncero

Siempre me ha gustado el Mazda MX-5, me parece uno de esos coches que se ha ganado de forma merecida la reputación que tiene, hasta el punto de llegar a ser un coche muy buscado en el mercado de ocasión, sobre todo las primeras y segundas series. De hecho, es un coche que me he llegado a plantear comprarme en algún momento si se pone a tiro una unidad bien mantenida y a buen precio, da igual la versión.

Y es que hay algo que no ha cambiado en estas cuatro generaciones. Podrás discutir la estética (para algunos, el abandono –obligado, cuestión de normativa en algunos países– de los faros escamoteables supuso un trauma), pero lo que no puede discutirse es que Mazda siempre ha cumplido lo que se proponía: ofrecer un coche pensado para disfrutar de la conducción en su estilo más puro. Y a este respecto tengo que decir que los coches que se me ocurre que puedan igualar al Mazda MX-5 en cuanto a tacto y disfrute al volante en carreteras viradas, o no son descapotables (acabo de bajarme recientemente de un Subaru BRZ) o si lo son cuestan el doble o más que el pequeño roadster japonés, léase Porsche 718 Boxster.

¿Y comparado con el 124? Pues la referencia es obligada, para eso los hemos juntado. Y confieso que he llegado a hacerme las típicas “combinaciones mentales”,  de esas del estilo… “Me quedaría con el MX-5 tal y como está, pero con el empuje desde bajas vueltas y con las prestaciones del motor turbo del Fiat”. Incluso he llegado a pensar “un puntito del mayor refinamiento y confort que ofrece el Fiat no le vendría mal al Mazda”. Pero creo que ni una cosa ni la otra, Fiat ha reinterpretado muy bien el 125 Spider y si le quitamos algo y se lo ponemos al MX-5, ni uno ni el otro serían lo mismo.

¿Quieres saber más? Nuestra elección y todo lo que deerías saer sobre estos dos coches, en nuestro Nº74. Descárgate gratis Motorlife en pdf para leerla donde y cuando quieras, o accede a Motorlife Magazine online. Si tienes un iPad, descárgate Motorlife para iPad, y Motorlife para Android para dispositivos Android

Deja tus comentarios