10 SUV que interesan: Toyota RAV4

Muchos de los compradores del RAV4 se debaten entre adquirir la versión híbrida o comprar alguno de sus dos motores de combustión. Te sacamos de dudas para que puedas escoger la versión que mejor se adapta a tus necesidades.

¿Cuál elegir?

A menos que te encanten muchísimo los motores de gasolina o vayas muy corto de presupuesto, te recomendaría descartar de primeras la variante 2.0 VTT-i. Por tanto la elección sería entre el Hybrid o el diésel 150D. A favor del primero podemos resaltar sus bajos consumos en ciudad, su potencia disponible casi desde parado (197 CV), el silencio de marcha y su ecología. Pero aún con todo esto me sigo quedando con el movido por gasóleo. De primeras es más barato y si no circulas tanto por recorridos urbanos, los consumos homologados son incluso mejores que en la variante híbrida.

Gama y precios

Dependiendo de si escoges versión híbrida o de combustión los acabados varían. Comunes a ambos son el Advance (desde 28.900 euros + 1.900 € en el Hybrid), el más recomendable teniendo en cuenta su precio y el equipamiento disponible, y el Executive (desde 35.250 euros + 1.900 € si es Hybrid), con un precio quizás algo elevado teniendo en cuenta el plus que tiene sobre el anterior. A estos hay que añadir otros dos (Feel! y Feel! Edition) en el Hybrid que quedan colocados entre los dos previamente mencionados y que comparten el mismo precio (33.500 euros). Por último hay un acabado Business para el diésel destinado al mercado de flotas cuyo precio marca el inicio de la gama RAV4 con 25.900 euros.

Sus puntos fuertes

Su variante híbrida le convierte en una alternativa diferente dentro de los SUV. Es verdad que tiene rivales parejos en el Mitsubishi Outlander o el Lexus NX, pero en ambos casos tienen un precio más elevado. Además si analizas un poco el mercado es difícil encontrar un coche con 192 CV por poco más 30.000 euros y que consuma tan poco. Y el espacio que “roban” los componentes híbridos tampoco lo notarás ya que se pierde un poco de altura en las plazas traseras y 40 litros de un maletero bastante generoso.

¿Sabías que…

existió una variante totalmente eléctrica de la tercera generación? Prácticamente podríamos hablar de una edición limitada ya que sólo se fabricaron 2.600 unidades en tres años y se movieron por el estado de California (Estados Unidos). Del motor se encargo Tesla -incluyó muchos componentes del Model S de 2012- y tenía una potencia de 115 kW (unos 154 CV) con baterías de 41,8 kWh de capacidad. Su autonomía le permitía circular durante 166 kilómetros, aunque esta distancia era la homologada. Quizás en el futuro volvamos a ver otra versión del RAV4 eléctrica.

Si quieres saber más, descárgate gratis Motorlife en pdf para leerla donde y cuando quieras, o accede a Motorlife Magazine online. Si tienes un iPad, descárgate Motorlife para iPad, y Motorlife para Android para dispositivos Android. 

Deja tus comentarios